Diputación de Badajoz

Lector con síntesis de voz: ReadSpeaker

Escuchar

Municipios

Encabezado de la sección

Comarca de Vegas Altas


Población:  91.937 habitantes en el último Censo

Entidades Locales, Comarcas y Partidos Judiciales »

Comarca de Vegas Altas

Información general
Vídeo Ver vídeo

Desde la antigüedad se combinan en lo que hoy conocemos como Vegas Altas tres factores que determinan su realidad: su ubicación geográfica, que la convierte en punto clave de las comunicaciones entre el sur y el interior peninsular; la necesidad de controlar política y militarmente estas comunicaciones; y la capacidad agrícola de la zona.

Por su situación geográfica y la fertilidad de sus suelos, la comarca de Vegas Altas es el resultado de la superposición incesante de pueblos y culturas. Fruto de esa concatenación de gentes y civilizaciones son las pinturas rupestres de la sierra de Pela, el ídolo calcolítico de Rena, los hallazgos de la Edad del Bronce en Orellana, las tumbas antropomorfas de La Haba, los vestigios celtas de Los Ranchos (Villanueva de la Serena), los yacimientos orientalizantes de Medellín, Gargáligas y Mengabril, las más de cien villas romanas documentadas al norte y al sur del Guadiana (La Majona, en Don Benito, es una de las mejor conocidas), el tesoro visigodo de El Turuñuelo, el aljibe hispano-musulmán de la patria chica de Hernán Cortés, castillos medievales, iglesias renacentistas y las innumerables realizaciones del pasado siglo XX, entre las que, sin duda, cabría destacar la fundación de diecisite pueblos nuevos.

Dos mil años antes, este territorio entra en la historia con la fundación de Metellinum (Medellín), la primera ciudad romana a orillas del río Guadiana. Su valor estratégico ha sido uno de los factores más influyentes en el devenir histórico del conjunto de una comarca cuyo territorio actual viene a coincidir, en su parte occidental con el antiguo Condado de Medellín, y en su parte oriental con un importante sector de los antiguos dominios de la Orden de Alcántara, relacionados con el partido de La Serena.

Si entre los muros del castillo de Medellín se oyeron voces tan renombradas como las de Juan Alfonso de Alburquerque (aliado de Pedro I el Cruel), el infante Don Sancho de Castilla, la aguerrida Beatriz Pacheco o el mismísimo Hernán Cortés, en la parte alcantarina de la comarca acontecen hechos históricos de primera magnitud, como la reunión que los maestres y comendadores de las órdenes de Alcántara, Santiago y Calatrava celebran en La Casa de la Tercia de Villanueva de la Serena para firmar una carta de hermandad en apoyo de Alfonso XI (un niño de dos años entonces).

En el deslinde de las dos jurisdicciones se habían de configurar durante la Edad Media los centros urbanos más importantes de la zona: Don Benito y Villanueva de la Serena, hoy dos de los primeros núcleos industriales, comerciales y administrativos de la región, con un entorno donde los olivos, las vides, las higueras, el trigo y el centeno han dejado paso, en gran medida, a la riqueza que supone el regadío.

Vegas Altas, la comarca extremeña de regadío por excelencia, conserva áreas de gran valor medio medioambiental, como la sierra de Pela, los entornos del embalse de Orellana, las dehesas de la zona centro, las sierras del sur (Manchita-Cristina-Don Benito), así como ríos poco alterados (Ortigas y Guadámez, por ejemplo), que muestran formaciones vegetales mediterráneas asociadas a la encina y al matorral, donde viven especies zoológicas de gran interés ecológico y económico.

La puesta en regadío de más de cuarenta mil hectáreas de Vegas altas en la segunda mitad del siglo XX convertirá lo que antes era erial y secano en interminables llanuras verdes salpicadas de pueblos de nueva planta, con epicentro geográfico, industrial y de servicios en Villanueva-Don Benito, uno de los núcleos más pujantes de toda la región. Esta realidad la exterioriza FEVAL año tras año, desarrollando una interesantísima labor comercial y de promoción en sus instalaciones dombenitenses con toda clase de ferias y certámenes.

El espíritu de las artes, las letras, la cultura y el humanismo adquiere cuerpo en la figura de Juan de Zúñiga, último maestre alcantarino, quien se retiró a Villanueva con un selecto grupo de pensadores y sabios, como el jurista Gutiérrez de Trejo, el astrólogo Abraham Zacuth, el músico Solórzano y Antonio de Nebrija, quien, en la última década del siglo XV, habría de escribir aquí, a caballo con Zalamea, la primera gramática de la lengua castellana.

Poco más tarde, los nombres de Hernán Cortés y Pedro de Valdivia están en boca de todos y son muchos los que aspiran a emular sus gestas al otro lado del Atlántico. Fue aquélla una generación de conquistadores, aventureros y colonizadores de nuevos mundos. Una generación que, ni en sueños, podía imaginar que, cuatro siglos después, la tierra a conquistar y colonizar había de ser, precisamente, la que ellos habían dejado atrás.

Texto: Prólogos procedentes de "Comarcas de la Provincia de Badajoz"