Diputación de Badajoz

Lector con síntesis de voz: ReadSpeaker

Escuchar

Municipios

Encabezado de la sección

Escudo de Cheles

Cheles

Entidades Locales, Comarcas y Partidos Judiciales »

Cheles

Monumentos

Palacio Señorial de los Condes de Via-Manuel

En la antigua calle del Conde, hoy Virgen de Guadalupe, se encuentra ubicada la casa solariega o palacio señorial de los Condes de Via-Manuel. Se construye en el último tercio del siglo XVII, y en ella apreciamos dos partes bien diferenciadas. La primera fase se inicia una vez que el Señor regresa a la villa, después de que Castilla y Portugal firmaran la paz en el Tratado de Lisboa en 1668, que puso fin a la guerra de Restauración.

Al retornar a Cheles encuentra su castillo destruido. Para su reconstrucción son necesarios más de 30.000 ducados. Por este motivo D. Francisco Manuel de Villena, octavo Señor, y su hermano don Cristóbal, deciden la construcción del palacio dentro de la población y en las proximidades de la iglesia.

La parte más antigua comprende desde la torre del homenaje hasta el inicio del arco, con una longitud de 42 varas aproximadamente. Consta de altos y bajos, estos últimos con gruesos muros, bóvedas de cañón y arcos de medio punto, donde se ubicaban las bodegas y caballerizas.


La Iglesia de Ntra. Sra. de la Concepción

La iglesia de Ntra. Señora de la Concepción se construye en el primer tercio del siglo XVI, cuando el pueblo se traslada desde su antiguo asentamiento en la sierra de San Blas a su actual ubicación, coincidiendo con la construcción del castillo. La dota don Juan Manuel de Villena, tercer Señor de la villa en 1532.

La construcción primitiva tiene forma de cruz latina, de estilo románico, con su presbiterio hacia el naciente y su puerta hacia poniente. Se compone de Capilla Mayor, rematada por una preciosa bóveda de crucería de estilo gótico. En ella resalta la nervadura de ladrillo con perfil octogonal que confluye en la clave, decorada con una figura de libro abierto. Los nervios forman una vistosa estrella de cuatro puntas. En el resto se entrecruzan en varios medallones. La bóveda de crucería se une a las dos naves laterales formando todo un conjunto.

Foto: Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción
Iglesia de Ntra. Sra. de la Concepción

Las Ermitas

Durante los siglos XV y XVI se construyeron en nuestra región gran parte de sus ermitas y santuarios, a ello contribuyó la gran exaltación mariana de éste último siglo. Cheles tampoco fue ajeno a este hecho.

Durante estos dos siglos, la población estuvo sometida al azote de epidemias, plagas y sequías, destacando la temible peste negra que, ya en el XIV, había diezmado a la población de toda Europa y ahora surgía de nuevo, extendiéndose por Andalucía y Extremadura en esta primera década del siglo XVI. Por todos esos motivos los habitantes de esa época, ante la falta de medios eficaces para combatirla, recurren a los santos más milagrosos como salvaguarda de tan terrible enfermedad, erigiéndoles ermitas y santuarios.

Los lugares elegidos para sus ubicaciones fueron los aledaños de la población, en unos casos, y lejos de la misma, en otros, siendo algunas englobadas con el paso del tiempo dentro del casco urbano, como ocurrió con la Iglesia del Cristo, que hasta mediados del siglo pasado estuvo en las afueras.

En Cheles se construyeron tres ermitas: San Goldrofe, Los Mártires y Santa Clara.

La ermita de San Goldrofe se construye por orden real. Estaba situada al norte del término, pero próxima al Guadiana, en el paraje del que toma nombre. Después de 45 años de abandono, debido a la guerra con Portugal, el 7 de noviembre de 1685, el señor obispo da el visto bueno para que se reconstruya y adorne. Para ello se hacen petitorios o recolectas en el pueblo. El vecindario contribuye con grano, dinero y materiales. Se veneró a San Goldrofe. El día fijado para tal evento fue la segunda dominica de septiembre.

La ermita de los Mártires estaba situada en lo que fue el primer asentamiento del pueblo, no sabemos si sobre los restos de la antigua iglesia, en lo alto de la sierra de San Blas. Actualmente se conserva parte de su estructura. Se reconstruye igual que la anterior en 1685. Se venera a San Sebastián y San Fabián. Al primero se le consideró salvador de la peste. Incluso fue obligatorio honrarle por disposición real en todos los pueblos de España, erigiéndole santuarios. Poco tiempo estaría la ermita en activo después de su reconstrucción, ya que en la visita pastoral que hace el señor obispo don Amador Merino Malaguilla a la villa de Cheles, el 7 de febrero de 1736, decide el cierre de la misma, por estar alejada y no tener nadie que la cuide. Ante el abandono, manda se tapie la puerta, para que no sirva de refugio a personas poco temerosas de Dios.

De la ermita de Santa Clara apenas si quedan restos. Estaba situada en la Coitada, en el paraje del mismo nombre, a lo que hoy se le denomina cerca de la Salá. Debieron destruirla los portugueses en una de sus múltiples invasiones, ya que después de firmar la paz con el vecino país, no aparecen escritos sobre la misma. La imagen estuvo en la iglesia hasta su destrucción en 1936.