Diputación de Badajoz

Lector con síntesis de voz: ReadSpeaker

Escuchar

Municipios

Encabezado de la sección

Imagen del partido

Partido Judicial de Olivenza


Población:  28.255 habitantes en el último Censo

Entidades Locales, Comarcas y Partidos Judiciales »

Partido Judicial de Olivenza

Información general

La ciudad de Olivenza es cabecera del Partido Judicial del mismo nombre. La comarca de Olivenza ocupa el cuadrante suroccidental de la provincia de Badajoz junto al río Guadiana, que marca en la zona la frontera con Portugal.

La comarca de Olivenza tiene una superficie de 1.300 Km2. y su población se cifra actualmente en 30.985 hab. de hecho.

Foto: vista de Olivenza
Vista de Olivenza
Desde Badajoz hacia el sur, coincidiendo con el tramo en que la frontera entre España y Portugal queda delimitada por el río Guadiana, se extienden los Llanos de Olivenza. Hacia levante sus dominios se prolongan hasta una línea que podría situarse siguiendo el trazado de la carretera N-435 de Badajoz a Jerez de los Caballeros, con hitos señalados en Almendral y Barcarrota. Por mediodía el partido judicial se solapa con las Sierras del Sur en el ámbito de Villanueva del Fresno.

Es sus espacios centrales se localizan, además de Olivenza, Valverde de Leganés, Alconchel, Cheles, Higuera de Vargas y Táliga; y en extremo oriental, Almendral y Torre de Miguel Sesmero, éstas ya con encaje menos preciso en su ámbito aunque en el orden administrativo pertenezcan a Olivenza. Las incluimos aquí, sin embargo, por su conexión con el restante conjunto, en tanto que territorio fronterizo sometido a las vicisitudes bélicas relacionadas con las guerras hispano-portuguesas, y no menos, a las influencias socioculturales derivadas de su proximidad al ámbito lusitano.

De tal modo, tanto como los rasgos geográficos, el aspecto que mejor define al partido judicial es su situación en el área de la frontera, cuya incidencia queda de manifiesto en la configuración de las poblaciones, los métodos edificatorios, al mundo de los usos y costumbres, etc., como circunstancia inseparable de su personalidad y fisonomía.

Foto: castillo en Torre de Miguel Sesmero
Castillo en Torre de Miguel Sesmero

Debe tenerse en cuenta, todavía, que no obstante localizarse sobre una orilla del Guadiana, cuyo cauce determina la frontera natural entre España y Portugal, gran parte del Partido Judicial perteneció al país vecino hasta época relativamente cercana. Así, Olivenza y sus aldeas, no se reintegraron a España hasta 1.801, tras la guerra llamada de las Naranjas. En expresión altamente significativa, así lo expresa la conocida coplilla oliventina:

Las muchachas de Olivenza,
no son como las demás,
porque son hijas de España,
y nietas de Portugal...

En el dominio geográfico el partido judicial presenta llanos y suaves ondulaciones, siendo sus alturas más pronunciadas la Sierra de Alor, con poco más de 600 metros, y las más modestas de Las Puercas, Las Cobanas y el Perdón, que rondan los 500. El suelo corresponde a las llamadas Tierras Pardas, utilizadas para el cultivo del olivo y la vid, si bien la cobertura predominante corresponde a la dehesa, con tupidas manchas de jaras y otros matorrales, que en esta zona se conserva aún escasamente degradada, ofreciendo panorámicas de extraordinaria grandiosidad y hermosura, con parajes especialmente sugestivos en el curso de los arroyos Godolid, Alcarrache, Friegamuñoz y otros.

Sobre la rivera de Olivenza, entre esta localidad y Valverde de Leganés, se sitúa el embalse de Piedra Aguda, también abundante en bellos rincones, y verdadero paraíso para la pesca. La obra, correspondiente al Plan Badajoz, embalsa 16 Hm/3 y riega 5.000 Has. enclavándose en su ámbito los poblados de colonización de nueva planta de San Rafael y San Francisco de Olivenza.
Foto: embalse de Piedra Aguda
Embalse de Piedra Aguda
Foto: Puente Ajuda
Puente Ajuda
Zonas particulares de insuperable belleza son las Sierras de la Luz, en las que se erige el viejo convento franciscano de Moncarche; el enclave de La China, con las ruinas de otro convento; Puente Ajuda; Rivera de Cunco, con sus desniveles de aguas bravas en cuyo entorno se localizan restos de viejas fortalezas y molinos, etc.

Patentizando la importancia estratégica de su situación fronteriza, las fortificaciones que erizan el territorio son numerosas. Entre ellas se cuenta con castillos roqueros como el de Coluche o Miraflores, en Alconchel, y otros de llano como los de Higuera de Vargas y Torre de Miguel Sesmero, alguno ya prácticamente desaparecido, como el de Villanueva del Fresno.

En lo que concierne a su configuración jurisdiccional histórica, la comarca se distingue por la variedad de sus regímenes, con predominio del Señorial, tras su pertenencia inicial a la Orden del Temple. Olivenza fue cedida por Castilla a Portugal en 1.297, mediante el Tratado de Alcañices. Alconchel, Cheles y Táliga, pertenecieron al poderoso Maestre de Alcántara Don Gutierre de Sotomayor y luego a los Vía Manuel; Villanueva del Fresno, junto con Barcarrota, a Don Juan de Portocarrero, que ostentó su Marquesado; Higuera de Vargas a los Fernández de Vargas y luego a los Duques de Fernán Núñez; Valverde de Leganés a los Condes de Altamira; ... Como se observa, todo un mosaico de demarcaciones.

Durante las pugnas fronterizas entre el siglo XIV y el XIX, las poblaciones fueron incendiadas, arrasadas y saqueadas por los portugueses, con la consecuencia de desaparecer por completo algunas, para resurgir después en emplazamiento distinto. Particularmente grave a tal efecto fue la guerra de 1640-1660. Esta circunstancia dificultó gravemente la expansión de los asentamientos en el pasado, y queda de manifiesto en el carácter relativamente moderno de muchos de sus tejidos constructivos.

En el aspecto morfológico, constructivo y artístico, las referencias a los modelos portugueses son muy acusadas. Muy características resultan, por ejemplo, las grandes chimeneas que coronan las pequeñas edificaciones rurales, entre las que destacan como típicamente alentejanas las cilíndricas y las plantas situadas en fachada. Las azulejerías, zócalos de fuerte cromatismo, policromía de las fachadas en ciertos cortijos y localidades, y otras manifestaciones populares, son asimismo de origen lusitano. En el arte culto, el manuelino, de tan cualificada expresión en Olivenza, es altamente significativo.

Respecto a las celebraciones y festividades, música y danza, gastronomía y demás manifestaciones folklóricas, el partido judicial participa asimismo de un marcado acento portugués. Arraigadas romerías son las de Alconchel a Moncarche; Villanueva del Fresno a San Ginés de la Jara; Cheles y Valverde a San Isidro; Higuera de Vargas a la Virgen de Loreto, etc.

Las variedades gastronómicas ofrecen sopas, gazpachos, migas y cocidos, de acuerdo con los usos campesinos dominantes en el territorio, destacando los platos confeccionados con la abundante pesca del cercano Guadiana, como el gustoso Ajo de Peces.

La especialidad sobresaliente corresponde, en todo caso, a la repostería, en la que se sigue de modo directo la tradición portuguesa, con modalidades tan peculiares y exquisitas como los gañotes, pintaiñas, piñonate, bollos podre, huevos mole, dulces de vinagre, jesuitas, cintos, rabiñas, cabacas, asubías y otros confeccionados a base de almendra, huevo y azúcar. Y sobre todo, la inigualable Técula Mécula, de tan misteriosa como deliciosa fórmula, todas las cuales encuentran su mejor expresión en los obradores oliventinos.

Foto: Técula Mécula
Especialidad del Partido Judicial:
Técula Mécula
Foto: Museo
Museo Etnográfico González Santana, en Olivenza
El mejor folklore del Partido Judicial se encuentra representado de manera completísima en el excelente Museo Etnográfico González Santana, de Olivenza.