Información del libro

Cerrar Ventana
Portada CUSTODIA Y LOS GATOS. DOGMA DE FE
CUSTODIA Y LOS GATOS. DOGMA DE FE

Murillo, Miguel

Badajoz, 1986

ISBN: 84-505-2927-1

En Custodia, más que el personaje que da nombre a la primera parte del título, los protagonistas son los gatos. Este animal mítico es el prototipo de la lujuria, de la sensualidad. Los gatos encerrados son el símbolo de la represión sexual, incontenible por otra parte. Los gatos maúllan continuamente, ronroneando su deseo carnal, se arañan -¿o se acarician con violencia?-..."copulan como gatos". En sus relaciones, la loca Damiana alude continuamente al desenfreno de los gatos, como un leit-motiv lúbrico que contrasta con el sometimiento que ejerce Custodia sobre su "niña", no es sino Evelia, la hermana menor, cincuentona, a la que Custodia pretende iniciar en el camino del matrimonio, utilizando vejestorios que no manchen -paradójicamente - su virginidad. Evelia se entrega, conducida por su hermana, a un ritual sexológico-religioso que obliga a echar incienso en la cama donde se va a consumar la copulación. No faltan, asimismo, las pilas de agua bendita para practicar abluciones después de los besos. Todo ello, pues, dibujado en tonos rojos-negros propios de la religiosidad barroca, como si se tratase del marco propicio para celebrar el Sacrificio de la Misa. Porque de un sacrificio se trata, y Evelia es la víctima propiciatoria que se ofrece para limpiar el pecado contra el sexto mandamiento. Pero Custodia se equivoca, ya que no puede evitar -a pesar de todo, incluidos los partenaires tan poco excitantes que ofrece a Evelia- que su hermana disfrute y que la fuerza sexual, como los gatos, se escape por las rendijas por pequeñas que sean.

19,5x11,5 cm

89 páginas

Precio: 2,40 €