Diputación de Badajoz

Lector con síntesis de voz: ReadSpeaker

Escuchar

Municipios

Encabezado de la sección

Escudo de Arroyo de San Serván

Arroyo de San Serván

Entidades Locales, Comarcas y Partidos Judiciales »

Arroyo de San Serván

Historia

Arroyo de San Serván, se sitúa al suroeste de Mérida, en la zona norte de Badajoz, sobre el margen izquierdo del Río Guadiana y de la Nacional V, sobre un dominio que por el sur conecta con la Tierra de Barros. Está situado a 224 metros sobre el nivel del mar, al pie de la sierra que le da nombre, que con sus 610 m. constituye la altura más significativa del entorno.

Es un gran centro rural, con 4.028 habitantes, hoy en período de evolución, aunque sin perder sus características tradicionales.

En relación con su historia hay que señalar que los primeros vestigios humanos conocidos en Arroyo datan del Paleolítico Medio y consisten en útiles de piedra hallados en la Sierra.

Durante la época roma en el siglo III, Servando y Germán, posiblemente soldados de la Legión VII, la abandonan y se dedican a la vida eremítica en la Sierra a la que darán nombre. Son apresados y decapitados en Cádiz. Siglos más tardes en 1430, se elevará una ermita en la cumbre de la Sierra en su honor, de la que desgraciadamente sólo se conservan pocos restos.

Una vez reconquistada Mérida y Badajoz por Alfonso IX de León, el partido judicial comienza a poblarse de aldeas, una de ellas la de Arroyo a orillas del arroyo Tripero -aún se conserva el puente medieval que lo cruzaba-; también aparece la aldea de Perales junto a una antigua calzada cartaginesa -lugar donde se celebra actualmente la Romería de Perales-; el escaso número de personas que poblaban estas aldeas -junto con la de Cubillana- llevó a D. Lorenzo Suárez de Figueroa a reagrupar las tres en la de Arroyo, en el año 1385, pasando sus términos a formar parte de Mérida.

Arroyo fue durante el s. XVI una de las aldeas de Mérida más prósperas, por lo que deseaba independizarse de ésta, iniciando en 1592 las gestiones necesarias ante el Rey para conseguirla, extendiendo Felipe II la carta de privilegio el 19 de Julio de 1599 por la que se consideraba a Arroyo como villa independiente, para lo que se debió abonar la cantidad de 11.360.000 maravedíes; pasando a denominarse Arroyo de San Serván de la Sierra -anteriormente se había llamado Arroyo de Mérida-. No consta documentalmente cuándo empezó a denominarse Arroyo de San Serván, pero todo parece indicar que fue a partir del s. XVIII.