Diputación de Badajoz

Lector con síntesis de voz: ReadSpeaker

Escuchar

Municipios

Encabezado de la sección

Escudo de Retamal de Llerena

Retamal de Llerena

Entidades Locales, Comarcas y Partidos Judiciales »

Retamal de Llerena

Monumentos

El monumento más destacable de Retamal es la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol. Es una construcción originaria del siglo XVI y de reducidas proporciones. Su planta es de nave única, con bóveda de cañón, dividida en tres tramos por pilastras clasicistas, entre las que se abren capillas laterales. La cabecera es poligonal, con bóveda de crucería de sólidas nervaduras. A ella se aneja la sacristía por el costado de la Epístola. A los pies se sitúa el coro, sostenido por dos gruesas columnas, ostentando en una inscripción como año de ejecución, el de 1611. A continuación del mismo se extiende un profundo atrio de acceso.

Foto: Iglesa San Pedro
Iglesia de San Pedro Apóstol

Al exterior, la fachada principal ofrece una variada morfología, en la que destaca el cuerpo correspondiente al mencionado atrio. Consiste este en un edículo de planta rectangular, de mampostería encalada, con cubierta a dos aguas, en el que se abre una portada de arco muy rebajado, flanqueado por sencillas pilastras y elemental cornisamento coronado por pináculos. Este cuerpo se adosa al principal del edificio, en cuyo imafronte se alza una achaparrada torre con dos campanarios. Su morfología se completa con estribo frontal y el cobijo cilíndrico de una escalera. Al interior llaman la atención unas pinturas del siglo XVIII, puestas sobre las pilastras y cubiertas consistentes en inscripciones, emblemas y otros motivos, enmarcados por una variada decoración geométrica y de óleos diversos. Entre las figuraciones aparecen la cruz santiaguista, crisoles y otras alegorías y anagramas.

Foto: Fuente

Resultan de especial interés, los dos pequeños retablos barrocos a lo blanco, situados sobre el arco toral, así como el del segundo tramo de la nave por el costado del Evangelio. Este aparece policromado y con pinturas en el fondo, tratándose, quizá, del que en otro tiempo ocupara el altar mayor. En el de factura moderna que hoy ocupa este lugar aparece una pintura, atribuida sin mucho fundamento a la escuela de Zurbarán. Una hermosa talla barroca de la Inmaculada, completa los contenidos muebles del templo.