Diputación de Badajoz

Municipios

Encabezado de la sección

Escudo de Campanario

Campanario

Entidades Locales, Comarcas y Partidos Judiciales »

Campanario

Fiestas
Fiesta Piedraescrita
  Lunes de Pascua

Fiesta declarada de Interés Turístico Regional.

A pocos kilómetros de Campanario, se encuentra la Ermita de la Virgen de Piedraescrita, donde se halla la imagen de una Virgen, encontrada en el siglo XIII sobre un ara de época romana con inscripciones latinas.

Desde antaño, los naturales de Campanario y toda su comarca peregrinan el Lunes de Pascua, una vez finalizada la Semana Santa, hasta este lugar, donde acampan durante el día para acompañar a su Virgen.

En la mañana de esta festividad, es costumbre celebrar, entre las calles y plazas del pueblo, un majestuoso desfile de carrozas, carretas y caballerías entre la asistencia multitudinaria de lugareños y visitantes.

Finalizado el desfile matutino, los romeros inician el acompañamiento a la Virgen hasta la Ermita.

Imagen: Fiesta Piedraescrita

Imagen: Romería

Durante la jornada, los naturales de Campanario, emigrantes y vecinos de otras poblaciones, devotos de la Virgen, comparten alegrías y sociabilidad en una de las fiestas campestres más populosas de Extremadura, siendo típico en ella el degustar los famosos platos de la zona y el apreciado vino de pitarra.

Al atardecer, y ya de vuelta, no faltan las paradas entre los romeros, siendo obligada una en la famosa Cruz de Piedraescrita, antes de iniciar el tradicional baile nocturno, que durará hasta altas horas de la madrugada.



  • Fiesta popular muy arraigada también es la de la Candelaria, que tiene lugar el 2 de febrero, y en la que, al igual que Magacela y otras localidades, se incluye la sangrienta carrera en que se decapitan gallos colgados de una cuerda al paso de los jinetes. Aquel que lo consigue, lo cocina en su casa, y lo festeja.

  • Feria de Abril. De corte típica mente andaluz.

    Hasta tiempo no muy lejano la celebración más sobresaliente de Campanario eran sus célebres ferias de ganado, actividad con la que se conectaba de modo muy directo la figura del charlatán o tratante (el popular pimentero o seronero) conocido inconfundiblemente por su peculiar blusón o chambra gris, cuya presencia se proyectaba hasta los más apartados lugares de Extremadura y aún de la Península. Con toda razón se decía familiarmente que en cualquier punto de España podía encontrarse representantes de Campanario, toda vez que, en efecto, no había feria o rodeo en que no estuvieran presentes.